Doma: el camino hacia un caballo de polo / Tame: the path towards becoming a polo pony.

6 May

Cada vez que vemos un partido de polo, quizás nos preguntamos cómo fue el proceso a través del cual un caballo silvestre, sin contacto alguno con este deporte, es capaz no sólo de acatar las órdenes de los jugadores  sino también de tener un excelente desempeño en el campo de  polo. Para eso, y por si alguna vez tuvieron esta inquietud, en el artículo de hoy vamos a hablar un poco sobre la doma.

En términos generales, se entiende por doma el período en el cual un caballo es amansado, adiestrado y entrenado para un determinado fin, que en este caso es el polo. Cabe destacar que este período de tiempo no es determinado,  ya que depende de varias variables como el carácter del caballo, su genética y el fin para el cual es domado, entre otras. Especialistas en el tema explican que un caballo para Endurance requiere más adiestramiento que uno de Carrera pero menos que uno de Polo, por ejemplo. Y además señalan que el caballo destinado a ser un caballo de polo, es un caballo que tiene mucha sangre y carácter, motivo por el cual los domadores deben tener cuidado al momento de adiestrarlo; en especial porque el objetivo es que luego sean animales mansos, atletas, dóciles, fuertes y resistentes. De esta manera, queda claro que la doma está lejos de ser una actividad estructurada ya que depende no sólo del “estilo” que tenga el domador sino de la actitud y la predisposición del animal.

Ahora bien, a pesar de estas diferencias, se puede afirmar que las técnicas han variado con el transcurso de los años en gran parte debido a que se han modificado las necesidades, consecuencia a su vez del profesionalismo que comenzaron a exigirles a los caballos.  Por esta razón, es posible decir que a grandes rasgos se ha evolucionado de una “doma tradicional” a una “moderna o racional”.  En este tipo de doma se busca el amansamiento y aprendizaje del animal sin recurrir a la fuerza. Esto ocurre porque se prioriza trabajar con el conocimiento de la sociología del caballo. Por ejemplo, entender que el caballo está acostumbrado a vivir en manadas y se pone muy nervioso al estar solo, es parte de la doma racional. Al igual que comprender que el caballo necesita un líder natural y que de no demostrarle que el líder es el domador, ese lugar lo ocupará el animal naturalmente. La evolución hacia este tipo de doma responde también a que se obtienen caballos más dóciles y flexibles, dos características importantes para caballos que serán utilizados para deportes.

Además de trabajar con la sociología del animal, los domadores así mismo tienen que hacer especial hincapié en que las señales que les hacen (ya sean con las riendas o con las piernas) sean asimiladas por el caballo de manera tal que entienda a la perfección el mensaje que su jinete le quiere transmitir. La manera más común de lograr esta asimilación es a través del sistema de “premios y castigos” en tanto motivan al animal a tener o no determinados comportamientos. Entonces, cada vez que el caballo haga lo que el domador le pide se le darán golosinas o se lo premiará con un descanso a fin de demostrarle que hizo lo correcto. Para corregir actitudes no deseadas, los domadores recurren a los “castigos” evitando por completo que sean violentos o de carácter emocional. Cambiar el tono de voz o el lenguaje corporal, son algunas de las opciones más utilizadas. La instrumentación de este sistema de “premios y castigos” permite que luego el caballo comprenda que un aumento de la presión de las piernas del jinete sobre sus costados (siempre a la altura de la cincha) lo asimile como una indicación para moverse hacia adelante.

A esta altura, seguramente muchos lectores se estarán preguntando si todos los caballos domados sirven para polo y, de no ser así, como es que definen si lo será. Para ello, y a modo de conclusión, es necesario hacer hincapié en una última etapa que muchos denominan la etapa de los “pilotos”, también referidos como aquellos que “terminan los caballos”. Generalmente estos “pilotos” son los jugadores, livianos, de buen taqueo, que prueban los caballos y les van dando horas, kilómetros.  Una vez finalizada esta etapa, el siguiente paso es el entrenamiento del caballo para lograr su máximo rendimiento dentro del campo de juego.

Luego de leer este artículo, el lector debería ser capaz de recordar  tres aspectos importantes en relación a la doma. A saber: que no es una actividad que pueda desarrollarse en un período de tiempo determinado –ya que depende de diferentes variables-, que la evolución hacia un tipo de doma más racional tiene como resultado caballos que son más flexibles y más funcionales a los deportes (en nuestro caso, el polo) y, por último, que el sistema de “premios y castigos” es absolutamente necesario para alcanzar el objetivo final: un caballo amansado y adiestrado.

Mas sobre polo: www.argentinapoloday.com.ar

//

Tame: the path towards becoming a polo pony.

Every time we assist a polo match, maybe we ask ourselves how was the process by which a wild horse turns out into a flexible animal capable of abiding and following the player´s orders and having, simultaneously, a perfect performance at the polo field.  If you ever had these doubts, we invite you to read this article dedicated to taming horses.
Generally speaking, taming is referred as the period of time during which a horse is trained for a particular purpose, in this case for polo. It is important to highlight that this period is not definite since it depends on different variables such as the horse´s character, its genetics and the purpose of the tame, among others.  Specialists on the subject explain that a horse for Endurance requires much more training than one use for Races but less than one destined to play Polo. Furthermore they point out that a horse intended to be a polo pony has a strong character in comparison to others, reason why the tamer must be very careful during training. Especially because the final objective is to transform a wild horse into one calm, athletic, docile, strong and resistant. So the first important conclusion the reader must retain is that it doesn´t exist a unique way to tame an animal, since it depends both on the tamer and on the horse´s attitude.
Despite these inherent differences, in general terms it is possible to affirm that techniques have changed over the years in response to a change in needs, result in turn of the professionalism that began to be demanded on horses.  This is usually referred as an evolution from a traditional form of tame to a modern or rational one, where force is forbidden during training. In fact this occurs because the priority is to work with the animal´s sociology and apply that knowledge during taming. For example, understanding that they naturally live in herds and they get very nervous when being alone, is part of the rational tame. As well as realizing that a horse needs a natural leader and, if the tamer doesn´t demonstrate he is the one, the animal will occupy that place instinctively. The evolution towards this type of tame is also a consequence of the results obtained at the end of the process since horses end up being more docile and flexible, two important characteristics considering they will be used for sports.
Besides working with the animal´s sociology, tamers must be sure that the signs done to horses are assimilated by them in such a way that corresponds exactly to the rider`s message. The most common way to achieve this is through the system known as “rewards and punishments” since it motivates or inhibits different behaviors. This is why every time the horse does what he is asked to do, it will be rewarded with food or with a simple rest in order to demonstrate that the recent attitude is the correct. On the contrary, to correct undesirable behaviors tamers employ punishments; of course avoiding them being violent or emotional.  Changing the voice or the corporal language, are the most frequent
ones.  Above all, the implementation of this system allows that horses assimilate specific messages and then act in consequence.
By now, readers might be asking themselves if all tamed horses are then use for polo and, if not, how is the process by which they decide this.  To understand this point it is necessary to highlight the last stage which is generally known as the stage of “pilots”, also referred as those who “end the horses”.  Usually these “pilots” are the players who test the horses.  Once this period ends, the next step is the training of the animal in order to achieve its maximum and higher performance in the polo field.
After reading this article, the reader should be able to recall three relevant arguments in relation to taming: that it is not an activity that takes place in a definite period of time -given that it depends of different variables-, the evolution towards a most rational way of taming produces horses more flexible and more functional to sports and that the system of “rewards and punishments” is absolutely necessary to accomplish the final objective:  a trained polo pony.

More about polo:  www.argentinapoloday.com.ar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: